miércoles, 29 de julio de 2015

Se fue antes de nacer...

Encontré el siguiente texto navegando en la red y lo publico porque muchas madres pasan o hemos pasado por esta experiencia, y verdaderamente no se encuentra una atención que permita paliar en alguna medida el dolor. Es importante que las instituciones despierten y vean esta realidad que pide muy poco: una atención fuera del servicio de maternidad (por un respeto mínimo al sentimiento y estado emocional de la paciente) y un personal con la mínima preparación para comunicarse de forma, al menos, no insultante.
Comparto la idea de que es una necesidad y por ello publico, solidariamente, el texto, con la consideración evidente de que es un testimonio, lo que significa que lo vivió quien lo escribió, y que muchas mujeres tal vez hayan pasado y pasen situaciones similares, aunque no en todo sus términos, pues muchas veces, cuando hay cerca personas con el corazón en su sitio, sean amigos o familiares, o profesionales de la salud, se cuidan mucho detalles del proceso mortuorio que permiten guardar luego un recuerdo menos traumático y doloroso.

"Sabias que, cuando muere tu hijo dentro de tu vientre la noticia te la da una ecografista y te dejan solos.
Sabias que no te dan la opción de elegir como querés entregar a tu hijo.
Sabias que luego de entregar a tu hijo muerto te vuelven a internar en maternidad. Escuchando el llanto de otros bebés y viendo la alegría de otros, mientras tu acabas de perder a tu hijo.
Sabias que no te explican, ni hay acompañamiento en el proceso natural que realiza el cuerpo de una mamá sin hijo.
Sabias que ponen a tu hijo muerto dentro de una caja de archivos.
Sabias que si no tenes plata para retirar a tu hijo con una cocheria, como aun para la medicina tu hijo es un feto, va a desecho patológico a la basura.
Sabias que tu hijo como nació muerto no tiene derecho a tener nombre y apellido, es un N.N.
Sabias que el certificado de defunción de tu hijo, esta a nombre de su mamá.
Sabias que después del alta no hay seguimiento médico.
Sabias que en el caso de las obras sociales, no cubren determinados estudios, ni cocheria.
Sabias que no hay legislación en ninguna parte del mundo.
Sabias que no hay concientización en la sociedad, que de los bebés que mueren en el vientre materno nadie habla.
Sabias que se minimiza la pérdida.
Sabias que casi no hay médicos estudiando las causas y los porque de la muerte en el vientre materno porque estas muertes no se registran.
Sabías que son millones de bebés los que mueren cada año en el mundo dejando a millones de familias desoladas.
Sabías que son mayores las cifras de muerte intrauterina que las de HIV y Malaria juntas.
Sabías que los efectos psicológicos de la muerte por la muerte de un hijo y sobre todo cuando ese duelo es silencioso pueden durar décadas en los padres".

Escrito por Johanna Piferrer
Extraído de Era en Abril,(Pag. Oficial ( https://www.facebook.com/FundEraenAbril )

Sé que es muy triste leer algo así, pero es parte de la realidad por la que muchos padres pasan en algún momento de su vida, y entenderlo con toda su crudeza puede servir para poder ayudar y darles soporte emocional.

2 comentarios:

  1. Mi bebé falleció en mi vientre a las 40 semanas y todo lo que se indica aquí es así, en Chile no hay programas y políticas que eviten que esto suceda, a excepción de un par de clínicas privadas, yo tuve la suerte (porque queda a la suerte) que el ginecólogo y la matrona de turno que me asistieron, gracias a su calidad humana me evitaron parte de lo difícil que es enfrentar lo que se indica, como ingresarme a un piso de otros pacientes y no de maternidad, eso porque tuve la suerte también de atenderme en una clínica privada, pero que queda para los hospitales públicos? La persona que atendió a mi marido en el registro civil, donde mi hijo quedó como NN tuvo la ocurrencia de decirle, "no se preocupe porque podrá usar el mismo nombre si tiene otro hijo"

    ResponderEliminar
  2. Querida Claudia... siento mucho tu pérdida. Lo lamento en verdad. Espero tengas el espacio para vivir tu proceso de duelo y puedas hacer las paces con la vida.
    Sobre lo otro, es muy cierto... la insensibilidad de las personas que no profundizan en la trascendencia que un hecho así comporta genera un dolor adicional que es gratuito y podría evitarse con capacitación y sensibilización para el personal de salud.
    Lo triste es que los servicios públicos, los que más lo necesitan, no reparan en ello, con consecuencias muy lamentables que a veces quedan en el recuerdo para siempre. Podríamos hacer una lista de las barbaridades que la gente dice en su ignorancia, aún con buena intención, y no acabaríamos.
    Sin embargo hay que comprender también que las personas creen que por no haberlo visto nacer, porque no lo llegamos a tener en nuestros brazos es "más fácil", "no es lo mismo"... etc.
    Por eso desde aquí el pedido a ser extremadamente prudentes y hacer un esfuerzo para tratar de ponerse en la situación del otro, que está sufriendo aunque muchos no se puedan imaginar cuánto.
    Algo que puede ser útil lo encuentran aquí:

    http://sobreviviendoanuestroshijos.blogspot.pe/2013/04/seamos-las-manos-de-dios-acompanando-en.html

    http://sobreviviendoanuestroshijos.blogspot.pe/2010/07/cosas-que-jamas-se-deben-decir-quien.html

    http://sobreviviendoanuestroshijos.blogspot.pe/2010/07/cuando-no-sabemos-que-hacer-que-decirle.html

    Finalmente una recomendación: si no se sabe qué decir, mejor no decir nada.

    Un abrazo fuerte y te agradezco mucho que ingresaras y compartieras tu experiencia.

    Luzma

    ResponderEliminar

Tus comentarios son valiosos para mí y para otras personas. Anímate y comparte con nosotros.