miércoles, 29 de julio de 2015

Se fue antes de nacer...

Encontré el siguiente texto navegando en la red y lo publico porque muchas madres pasan o hemos pasado por esta experiencia, y verdaderamente no se encuentra una atención que permita paliar en alguna medida el dolor. Es importante que las instituciones despierten y vean esta realidad que pide muy poco: una atención fuera del servicio de maternidad (por un respeto mínimo al sentimiento y estado emocional de la paciente) y un personal con la mínima preparación para comunicarse de forma, al menos, no insultante.
Comparto la idea de que es una necesidad y por ello publico, solidariamente, el texto, con la consideración evidente de que es un testimonio, lo que significa que lo vivió quien lo escribió, y que muchas mujeres tal vez hayan pasado y pasen situaciones similares, aunque no en todo sus términos, pues muchas veces, cuando hay cerca personas con el corazón en su sitio, sean amigos o familiares, o profesionales de la salud, se cuidan mucho detalles del proceso mortuorio que permiten guardar luego un recuerdo menos traumático y doloroso.

"Sabias que, cuando muere tu hijo dentro de tu vientre la noticia te la da una ecografista y te dejan solos.
Sabias que no te dan la opción de elegir como querés entregar a tu hijo.
Sabias que luego de entregar a tu hijo muerto te vuelven a internar en maternidad. Escuchando el llanto de otros bebés y viendo la alegría de otros, mientras tu acabas de perder a tu hijo.
Sabias que no te explican, ni hay acompañamiento en el proceso natural que realiza el cuerpo de una mamá sin hijo.

sábado, 18 de julio de 2015

Siempre estarán ahí...

Muchas veces la música  me ha acompañado en largas sesiones  de llanto lento y continuo, en las que el dolor se abría paso y salía al exterior como un reclamo ante lo irremediable... como si el alma se lavara de tanto sufrir... 
Creo en el poder curativo de llorar si luego miramos el mundo con los ojos de quien acepta la realidad, por más dolorosa que resulte. A veces luego podemos enfrentar la vida con un poquito más de fuerza.
Creo que perder a un hijo es de las cosas más difíciles que una persona debe superar, pero ayuda mucho recordar que no hay una separación si lo llevas siempre en tu corazón.
La canción que les dejo, interpretada por Barry Manilow (no sé si él es su autor), habla de eso, de cómo a veces es tan difícil que los demás nos entiendan cuando la pena nos carcome el corazón, porque no saben que para nosotros, los que partieron ... están siempre ahí.
Les dejo el video, y la letra (en inglés y, más abajo, en español).

Un abrazo,

Luzma



You´re there

My friends all use the past tense when they speak of you
And so to make them comfortable I use it too
They'd soon have me committed if they only knew
What I believe with all my heart is true.

I know you're there
Although it's nothing I can prove
I know you're there
By just the way the shadows move
And though I said goodbye and finally let you go
I know you're there
Although I don't know how I know