martes, 9 de junio de 2015

Cinco años caminando juntos

Ayer se cumplieron cinco años desde el día en que iniciamos este Blog, "Sobreviviendo a nuestros hijos", con mucha incertidumbre de lo que podría resultar y si serviría de algo a alguien, pero con gran esperanza de poder contribuir en alguna medida, sabiendo lo que pasan quienes en algún momento viven lo que vivimos un día mi esposo y yo.

Cinco años después nos sentimos impresionados con el volumen de visitas y la cantidad de personas que, en su proceso de luto, han encontrado en este espacio una posibilidad de ser escuchados y comprendidos, lo que esperamos sea, o haya sido, una ayuda en su proceso de superar la terrible experiencia de perder a un hijo y empezar a sanar las profundas heridas que deja su vacío.

Aquí seguimos, escuchándolos, sintiendo su pena y su angustia, comprendiendo sus dudas y decepciones, pero también tratando compartir un poco de nuestra experiencia para que cada uno de ustedes pueda aprender algo que le haga más llevadero el camino, de por sí difícil y solitario, de sobrevivir a un hijo.

Este espacio ha crecido gracias a la participación de cada padre y cada madre que ha ingresado y decidió compartir su pena y su vivencia. Gracias por hacerlo. Entre todos nos podemos ayudar, y creo que eso nos ayuda a caminar pasito a paso y comenzar en algún momento a dejar de sobrevivir y empezar a vivir. Estoy segura de que eso provoca muchas sonrisas en el cielo.

Un abrazo,

Luzma

2 comentarios:

  1. Estoy a punto de perder a mi niña y no se si lo superar en llevamos seis meses de hospital por leucemia y después de tanto luchar me dicen que no le pueden hacer trasplante porque tiene dañado el corazón y los pulmones por la químico y me la mandan para que se muera en casa y esto puede ser muy doloroso no solo por nosotros sino porque tengo un hijo mas y lo pasara mucho peor no se como hacerlo,gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrián:
      Qué tremendo lo que compartes y antes que nada quiero expresarte mi sentimiento de solidaridad con tu situación y la de tu familia. Qué difícil atravesar lo que nos cuentas, pero el hecho de que nos escribas indica que estás buscando caminos, estás haciendo lo que puedes por estar a la altura que la situación requiere, y eso hace la gente valiente y con un gran corazón.
      Pienso y pienso y lo único que puedo decirte es que el amor no se mide en tiempo, no hay cantidad que valga, sólo dale a tu niña tu corazón en el tiempo que tengan para compartir, porque hoy, aún con la tragedia sobre tu hogar, tienes una oportunidad que mucho no tuvimos y que sería atesorada por todos, de tenerla. Sé que decirte eso no es recibir ese aliento de esperanza que tal vez esperas, pero es lo que desde el fondo de mi corazón te doy: atesora esta oportunidad, sean días u horas. Pásala con tu niña, dile cuanto la amas, abrázala, acaríciala, y reza para que su partida sea dulce y suave, rodeada de mucho, mucho amor. Que tu familia participe, su hermano también, lo cual requerirá mucho valor y coraje, pero es el momento de hacerlo. Además deben tener presente que la muerte no es un final, sólo el principio de algo que no conocemos. Como dijo Sócrates: "nadie conoce la muerte ni sabe si es uno de más preciados bienes del hombre".
      Recuerda siempre que el amor es lo único que se va con los que deben partir y también lo más importante que se queda con nosotros, y cuando el dolor va cediendo, en el tiempo largo, aparece ahí, intacto, como un gran tesoro.
      Ama a tu hija, y por ese amor que le tienes, comprende que su realidad es la de partir, y para hacerlo necesitará de toda tu ayuda.
      Te envío un fuerte abrazo y mis oraciones.

      Eliminar

Tus comentarios son valiosos para mí y para otras personas. Anímate y comparte con nosotros.